Ir al contenido principal

LOS HOMBRECILLOS VERDES DEL ESPACIO

"Poltergeist de los Hombrecillos Verdes" 2018 Óleo sobre lienzo Nano Sfera
"Poltergeist from the Little Green Men" 2018 Oil on canvas Nano Sfera

Poltergeist, etimológicamente "espíritu ruidoso", es una término perteneciente al ámbito de lo parapsicológico que se utiliza para referirse a presuntos fenómenos paranormales que incluyen telekinesis, materializaciones, sonidos inexplicables... El término se popularizó a raíz de la película "Poltergeist" (1982) producida por Spielberg y en la que una familia norteamericana era acosada por uno de estos espíritus traviesos.

Por otro lado en 1967 se descubrían los púlsares, estrellas de neutrones de rapidísima rotación e intenso campo magnético que se detectaban en ondas de radio como señales de una asombrosa regularidad. En el momento de su descubrimiento fue tal el estupor que desencadenaron que se especuló su posible vinculación con formas de vida extraterrestres avanzadas. Por este motivo, aunque con cierta sorna, los descubridores bautizaron al primero de estos objetos como LGM-1, Little Green Man-1, Hombrecillo Verde-1, haciendo referencia a la clásica imagen de los extreterrestres.

Pero ¿qué pueden tener que ver los hombrecillos verdes del espacio con los poltergeist? 
Bueno, cuando por primera vez se descubrieron exoplanetas fue precisamente alrededor de un púlsar,  el PSR B1257+12. Si, como lo leen. Dado que los púlsares son estrellas muertas, y siguiendo esa tendencia guasona tan propia de los físicos, se le dió el nombre de Lich (una especie de espíritu que vuelve de entre los muertos).  Así que qué mejor que bautizar a sus planetas con nombres propios del ámbito de los resurrectos y la ultratumba. Y así es como llegamos a poltergeist.


Comentarios

Entradas populares de este blog

PLANETAS INTERIORES

SISTEMA SOLAR INTERIOR
DE NUESTRO CORAZÓN DESOLADO
POR UN SISTEMA SOCIAL EXTERIOR

TZOMPANTLI

Los mexicas sacrificaban a sus enemigos con la idea de que su fuerza vital revertiera a los dioses que mantenían con vida el cosmos. La imagen más arquetípica de todo esto fue quizás el tzompantli, el muro de cráneos. Este trabajo se basa en esa iconografía, aunque no para liberar la vida de los sacrificados, sino para liberar la imaginación que han capturado y que vuelva a la gente. ¿La imaginación? La capacidad para poder imaginar que es posible un mundo y una realidad mejor.

EXPOSICIÓN VIRTUAL: NO HAY CIELO COMO LA TIERRA

Bienvenidos a la recreación virtual de la exposición "No hay cielo como la Tierra" celebrada en la galería OTRA Art de Ciudad de México desde el 25 de agosto al 14 de octubre de 2018. Se recomienda visitarla con portátil u ordenador de mesa y a pantalla completa. ¡Espero la disfrutéis!